La importancia de la corrección en los libros

Acabo de terminar de leer una novela de terror que no me dijo nada. No sé por qué me dio por elegir una de ese tipo en la Biblioteca Pública, hacía mucho que no leía nada de ese género al que fui muy aficionada en otros tiempos, quizá es que mi ánimo en estos momentos tira más al negro que al rosa o a cualquier otro color. Sé positivamente que para leer una buena novela de terror has de tragarte diez malas experiencias, pero me arriesgué con ésta porque venía firmada por la esposa de Stephen King, escritor del que me han gustado varias de sus obras.

Voces del silencioLa novela se llamaba “Voces del silencio” y, aparte de que  me dejó totalmente indiferente (lo que es casi peor a que directamente no te guste), sí que me dio para pensar en lo importante que es la tarea de un corrector de libros  realizada antes de la publicación del mismo. Me molestaba enormemente, aparte de la historia tan anodina y sin interés, el mal uso de los tiempos verbales, la mala construcción de las frases, la utilización de palabras inexistentes en español, aunque se intente “españolizarlas”…  Todos estos errores distraen de la lectura fluida de la obra y hacen que te quedes con un mal recuerdo del  libro. La traducción del mismo puede ser buena o mala, pero después de la traducción debería  realizarse una tarea de corrección de dicha traducción en español para evitar que pase precisamente lo que estoy comentando.

No es la primera novela con la que me pasa. Han sido varios los libros que he leído en los que desgraciadamente me llamaba más la atención las faltas que contenían que el texto en sí. ¿A vosotros no os ha pasado nunca?

Por el contrario, y para terminar con buen sabor de boca, os recomiendo la lectura de “En el mar hay cocodrilos”, de Fabio Geda. Es una novela corta en la que el autor narra la historia de Enaiatollah Akbari, un niño afgano que se ve obligado a huir de su país y, tras muchas peripecias, llega a Italia, donde le cuenta su aventura al autor. Como digo, es un libro corto y de muy fácil lectura, que cuenta  la historia a través de los ojos de un niño de una manera directa y sencilla. Sin florituras innecesarias, nos conmueve en ocasiones y nos estremece en muchas otras. Precioso libro  que nos hace reflexionar sobre la dureza de la inmigración ilegal y también sobre la bondad de algunas personas en el mundo. Me parece una lectura muy recomendable para nuestros hijos adolescentes, tan acostumbrados a tener de todo sin esforzarse. Así podrán conocer otra visión distinta del mundo en que vivimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s