Los almendros en flor

Acabo de terminar de leer Los almendros en flor,  el final (por ahora) de una deliciosa serie de libros escritos por Chris Stewart y publicados por Salamandra.  El primero fue Entre limones, al que siguió El loro en el limonero y, por último,  Los almendros en flor.

Chris Stewart  es una persona inusual y un tanto inquieta, un gran vitalista y un optimista empedernido.  En  la contracubierta del libro le describen así: “… Chris había realizado los más diversos trabajos, la mayoría de dudosa relevancia para su actual ocupación.  Entre otras actividades, fue el primer batería del mítico grupo de rock Génesis, trabajó en el circo de Sir Robert Fossett, se ganó la vida esquilando ovejas en Suecia, recorrió China para escribir una guía de viajes Rough Guide, obtuvo una licencia de piloto de aviación en Los Ángeles y completó un curso de cocina francesa.”

Pues bien, este peculiar personaje lo dejó todo en Inglaterra y se gastó todos sus ahorros comprando un ruinoso cortijo en la Alpujarra granadina, entorno del que se enamoró perdidamente.  Y ahí se inician sus aventuras en Entre limones,  recorriendo la zona, adquiriendo el cortijo “El Valero” en un estado lamentable, haciendo posibles ciertos arreglos “a su manera” y con ayuda de sus vecinos, cocinando, plantando, ciudando de su tierra, sus olivos, sus plantas, sus ovejas, perros, loros, ranas, y demás animales, y, sobre todo, disfrutando de las gentes que va conociendo, cada uno con forma de ser, sus manías y sus peculiaridades, que a veces le causan gran perplejidad, y todo ello narrado con un extraordinario sentido del humor.

En esta tercera parte continúan las peripecias de los habitantes de “El Valero”, aventuras cotidianas pero contadas con un gran sentido del humor. Chris va a cazar ranas con su hija, la enseña a conducir, recupera un loro perdido, colabora con una ONG, ayuda a unos inmigrantes ilegales, recoge sus aceitunas y hace su propio aceite o realiza el gran esfuerzo de recorrer muchos kilómetros (ante la incredulidad de su esposa Ana) solamente para poder ver el maravilloso paisaje de los campos cubiertos de almendros en flor. Y es que el libro, al igual que los otros dos, son un canto del autor a la belleza de la Alpujarra granadina, al amor a la naturaleza, a los animales y a todas las personas, vengan de donde vengan y hagan lo que hagan. Es un libro de lectura agradable. rápida y entretenida, sin grandes pretensiones, pero que se lee con una sonrisa en la cara.

Y ¿a quién no le gustaría en ocasiones dejarlo todo y marcharse a vivir en el paraíso (como él dice cuando se refiere a su cortijo y sus alrededores)?

Anuncios

3 Respuestas a “Los almendros en flor

  1. muy guapo este artículo.

    tu marido.

    Me gusta

  2. No pude evitar reirme con vuestros comentarios. 🙂

    Ahora en serio; leí Entre limones porque Ismael se empeñó -dijo que algo así deberían ser mis memorias laborales. Me pareció divertido pero luego no me animé con el segundo. Me pareció muy valiente y arriesgado esa forma de cambiar de vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s