La delicadeza

La delicadeza, del autor francés David Foenkinos, y publicada por Círculo de Lectores, ha obtenido un montón de premios literarios y ha sido nominada al Premio Goncourt, al Médicis y al Fémina, entre otros. Y es que esta sencilla historia, divertida y trágica a la vez, ha llegado al corazón de un montón de lectores que disfrutan con pequeñas historias tiernas y elegantes, como las de Anna Gavalda o Muriel Barbery. ¿Casualidad que todos estos autores sean franceses? No lo sé, pero París es un elemento que está muy presente en la novela.

Es esta una historia cotidiana, sencilla y hermosa. Es, como su propio nombre indica, delicada y sutil. No cuenta grandes aventuras ni espectaculares misterios, sino que trata sobre la existencia sencilla, sobre la magia de la vida y sobre la posibilidad de que, a la vuelta de la esquina, cualquier cosa pueda llegar a ser posible, si estamos atentos a los pequeños detalles que dan color y esperanza a nuestra existencia. Para mí, ha sido la novela ideal para leer una tarde lluviosa, tumbada en el sofá y tapada con una manta, pasando un rato muy agradable y terminando con una sonrisa en la cara.

Nathalie conoce por azar a Françoise, toman algo juntos, se gustan, se van descubriendo, se hacen novios, se casan… El trabaja, ella estudia. Es una vida sencilla, con sus pequeños placeres y alegrías. Ella termina sus estudios, empieza a trabajar en una empresa sueca,  se relaciona con su jefe, con sus nuevos compañeros… Y así va pasando la vida, lenta y placenteramente, hasta que inesperadamente Nathalie pierde a su marido y se ve hundida en un oscuro pozo de dolor. ¿Cómo va a poder recuperarse de algo así? Imposible. Su vida ha quedado detenida, rota, todos los pequeños detalles que la rodean le traen recuerdos de su amor perdido. Al fin, reune fuerzas para refugiarse en su trabajo, rehuyendo a amigos y familiares, intentando pasar así un duelo que ella cree sin fin. Pero, muy poco a poco, se va dando cuenta de la gente que la rodea, de pequeños momentos mágicos, de la ternura con  que la trata un compañero, y con esos pequeños detalles, la vida inevitablemente vuelve a tener color.

David de Foenkinos, junto con su hermano Stéphane, está preparando ya la adaptación de la novela al cine, y la protagonista será (¿cómo no?) Audrey Tatou. Y yo no sé si será porque el papel le va como anillo al dedo o por sugestión mía, pero mientras leía la novela, la protagonista ya tenía la cara de dicha actriz. Es más, incluso la manera sencilla y tierna de narrar los hechos, el ir intercalando pequeños detalles como pausas en la historia (frases que pudo decir François antes de ir a correr, ingredientes del risotto de espárragos, ejemplos de dichos ridículos que a la gente le encanta repetir…), me  recuerda mucho la manera en que se explicaba el narrador de Amelie.

Un último comentario. ¡Me encanta la cubierta del libro! ¿No os acordáis de los caramelos Pez que tomábamos de pequeños?

Anuncios

4 Respuestas a “La delicadeza

  1. Bueno, ya lo sabes… ¡me lo pido la primera!

    Me gusta

  2. Y el libro sólo se puede conseguir en Círculo de Lectores? porque me gustaría leerlo pero no soy socia

    Me gusta

    • No, también está editado por Seix Barral, así que lo podrás encontrar en cualquier librería. He buscado en el catálogo informatizado de las Bibliotecas de Asturias, y también lo tienen, por si lo quieres sacar en préstamo. Ya verás como te gusta (bueno, a veces cuando las expectativas son muy altas, al final el libro nos decepciona un poco).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s