Nadie se salva solo

Elegí comprar este libro recientemente en Libroviedo porque había ya leído de esta misma autora, Margaret Mazzantini,  No te muevas y La palabra más hermosa, y ambas me habían  gustado mucho. Las dos han sido llevadas al cine por su marido, el director de cine italiano Sergio Castellitto, y recibieron un montón de premios literarios. Margaret Mazzantini es una escritora y actriz  italiana (aunque nacida en Dublín), que tiene una manera cruda y realista de contar sus historias, con las que yo he disfrutado mucho.

Nadie se salva solo, publicada por la editorial Alfaguara, nos cuenta la historia de amor y desamor de la pareja protagonista. No tiene grandes aventuras, ni acción trepidante, sino que su tono es más bien intimista, de pequeños sucesos y  sentimientos.

Al comienzo de la novela, Delia y Gaetano, ya separados y con dos hijos en común, tienes una cita para cenar juntos y tratar asuntos pendientes.  A lo largo de la cena van surgiendo los recuerdos, los malentendidos, los rencores entre los dos… Y así, la autora va entremezclando las escenas de la cena con otras retrospectivas, y nos va contando, a pequeños trocitos desordenados, cómo eran los protagonistas cuando eran jóvenes, cómo se conocieron y enamoraron siendo dos personas tan distintas, cómo la convivencia y los problemas cotidianos los van transformando y van matando el amor, y cómo les cambió el matrimonio y, sobre todo, la llegada de los dos hijos. Gaetano es un irresponsable, no tiene ganas de compromiso. Delia ha madurado a la fuerza, ya que tiene que sacar adelante a sus dos niños, aunque a veces le pesen y sienta que se hunde, que vuelve otra vez la sombra de la anorexia padecida años antes.

Y vamos pasando gradualmente del amor al desamor, a las riñas, desplantes, decepciones y reproches, hasta llegar a la separación anunciada ya desde un principio.  Él piensa:

Si no fuera por los hijos, no estaría ahí, delante de ella. Pero ¿quién es ella? Cuántas veces se le ha ocurrido pensarlo, ¿por qué se mete uno en un bolsilo en vez de en otro? Sólo para acabar así de mal. Cuántas veces se le ha ocurrido pensarlo, ¿quién te conoce? ¿Quién eres? ¿Por qué me toca aguantar todo lo tuyo?  Tus olores más íntimos y todo lo demás.  Tu cara desilusionada sentada delante de mí.

Y ella reflexiona:

Bastaba con mirar atentamente a Gaetano para darse cuenta de que no era adecuado para ella, de que no eran adecuados. No estaban a la altura de la empresa que pretendían realizar. Dos inconstantes repletos de agujeros emocionales. Se habían husmeado a base de bien en el transcurso de unas cuantas horas. Convencidos de poder rellenar cada hueco con la mera fuerza del pensamiento.  El germen de la destrucción se albergaba ya en aquella exaltación.  Dos tímidos empedrados de desquites que peloteaban con una sola mitomanía, la de su unión.  Un mortal ejemplo de pareja contemporánea.

Me ha gustado mucho esta historia cotidiana e íntima de destrucción del amor de  una pareja, contada con crudeza y grandes dosis de desencanto.  Su lectura es ágil, rápida y absorbante. Incluso podría dejar un poso de tristeza, como cualquier historia de amor que fracasa. Yo la recomiendo sin dudarlo.

Anuncios

2 Respuestas a “Nadie se salva solo

  1. Muy buena recomendación, pero no sé yo si ahora uno triste…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s