Dormitorios de colores

Nunca había oído hablar de los preventorios, instituciones destinadas a la prevención de determinadas enfermedades y a evitar su propagación, como por ejemplo la tuberculosis. En España se crearon numerosos durante la época de la posguerra, a iniciativa estatal, y a ellos iban a pasar temporadas los niños necesitados, quizá como una manera de ayudar a sus padres a contar con una boca menos que alimentar y de poder ofrecerles cuidados y  atenciones que de otra forma no podrían tener.

“Dormitorios de colores”, escrita por Josu Monterroso y publicada por Trabe, es la primera novela que narra los años oscuros en estos preventorios. Porque no todos funcionaban con el espíritu de ofrecer ayuda a los niños, sino que en algunos se cometieron vejaciones y atrocidades contra estos niños indefensos. ¿Lo sabían sus padres y lo consentían? ¿Nunca llegaron a creerse lo que allí pasaba? ¿Prefirieron mirar para otro lado, obligados por la necesidad? No lo sabemos. Quizá sea el tema de su próxima novela.

Este libro nos cuenta la historia de dos hermanas que, ya adultas, intentan reconstruir su vida de una manera digna, tras su paso traumático por uno de esos preventorios. Las dos son ya maduras, pero cada una sufre a su manera y sobrevive como puede a lo ocurrido durante su niñez. Nos cuentan su experiencia en forma de flash backs, pequeños recuerdos del horror padecido. Las experiencias vividas son crueles, aterradoras, verdaderas torturas, pero están contadas de una manera delicada, incluso poética en algunas ocasiones, sin entrar en detalles morbosos. Hay trozos que me han gustado mucho; he releído varias partes del libro por lo bonitas que me resultaban, a pesar de todo.

Y como muchas veces me pasa, me atrajo también el título de la novela. “Dormitorios de colores” me resultaba una expresión bonita, pero no tiene nada de esto. Nos explica una de las protagonistas: “Recuerdo los dormitorios, cada uno de un color. Malva, azul, verde, rosa, el amarillo, que era el más grande de ellos. Nos permitieron escoger. Era el modo más sutil que usaron para distribuirnos.”

En resumen, una novela dura, distinta y muy valiente, que destapa una realidad que nunca había salido a la luz y que gracias a Dios (o a Josu, mejor dicho), lo está haciendo ahora y empezamos a conocer y a comprender a estas mujeres sin infancia, marcadas de por vida, cada una a su manera. Una novela corta, que te engancha y la lees de un tirón, escrita de una forma tierna, sensible, empática con las víctimas, verdaderas supervivientes  que  luchan para que su historia sea conocida y reconocida.

Una bonita novela que me ha gustado y recomiendo a todos.

Anuncios

4 Respuestas a “Dormitorios de colores

  1. No nos dejaron elegir..ni siquiera el color de la sala, .para aquella dictadura no existían los derechos y menos en niñas y niños, seres miserables que incordiaban en momentos de publicitar una España alegre y cañí…se abrían las fronteras para que el turismo acudiera a las playas y a ese sol tan olvidado en barrios …Nuestros colores eran para dividirnos en salas enormes, marcadas no a fuego pero sí con diademas….Esta aclaración es para que se entienda el olvido de estas niñas que pasaron por los Preventorios, no eran nada…..y por eso hay un gran trabajo en esta novela, ahora somos algo y podemos hablarlo……Gracias

    Me gusta

  2. Muchas gracias por la reseña, me ha encantado. Un fuerte abrazo, Josu.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s