Los recursos literarios (II): recursos fónicos.

images1Ya hemos visto en otra entrada anterior que los recursos literarios son procedimientos expresivos que se desvían del uso común de la lengua con una finalidad estética. Estos recursos literarios pueden ser de tres clases: los recursos gramaticales (de los que ya hemos hablado), los recursos fónicos y los recursos semánticos.

Los recursos o figuras fónicas manipulan la materia fónica del discurso o del texto de que se trate, originando en el receptor un efecto sonoro particular. Emplean los sonidos de la lengua con un sentido estético y expresivo, provocando una sensación determinada en el lector.

Aliteración:   Consiste en la repetición de un sonido o un grupo de sonidos iguales o muy semejantes. Un mismo grupo de fonemas es repetido en dos o más palabras consecutivas con una cierta intensidad.

Ejemplos:

En el silencio sólo se escuchabaimages3
un susurro de abejas que sonaba.
(Garcilaso de la Vega).

Con el ala del leve abanico
(Rubén Darío).
 

Cuando la aliteración repite un solo sonido o ruido, se llama Onomatopeya. 

Ejemplos:

El silbo de los aires amorosos

(San Juan de la Cruz).

 

Paranomasia:   Se trata del empleo de palabras fonéticamente muy parecidas. Consiste en la aparición de vocablos parecidos en su significante (sonido de la palabra), pero de diferente significado.

Ejemplos:

El tálamo fue túmulo de la felicidad
Su cuerpo de campaña galopa y golpea
(Neruda).

¡Pobre barquilla mía
entre peñascos rota,
sin velas desvelada,
y entre las olas sola!

(Lope de Vega).

Calambur:  Consiste en que las sílabas de dos o más palabras, agrupadas de otro modo, producen un sentido distinto.
Ejemplo:  Di, Ana, ¿eres Diana?

Retruécano:  Supone una reordenación diferente de los elementos de una frase, con cambio de sentido.  Ejemplos:

¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?LITERATURA
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
(Quevedo).
 

Rima final (o interna):  Es el caso de la aparición de una rima aparente, al final de dos períodos o en su interior, provocada, en textos que no pretenden ser hechos en verso, o incluso en enunciados simples y en eslóganes.

Ejemplo:  Rexona no te abandona

 
Anuncios

5 Respuestas a “Los recursos literarios (II): recursos fónicos.

  1. muy boni boni me encanta eh interesante

    Me gusta

  2. gracias me sirvio de algo

    Me gusta

  3. gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s