Casos en que no se usa punto

El punto se utiliza principalmente como un signo de puntuación que se coloca al final de la oración para indicar que esta ha finalizado.

Sin embargo, a veces no es necesario su utilización porque se delimita con otros recursos tipográficos. Para utilizar bien este signo de puntuación es tan importante saber cuándo hay que ponerlo como saber cuándo no es necesario.

6

Estos son los supuestos en los que no es necesario el uso del punto:

1.- En títulos y subtítulos. No llevan punto al final ni los títulos ni los subtítulos de libros, capítulos, apartados, secciones, etcétera, siempre que aparezcan aislados y ocupen por sí solos un renglón.

2.- En nombres de autores. Siempre y cuando el nombre del autor figure en una sola línea.

3.- En dedicatorias. No se suele utilizar punto porque son diferenciables tipográficamente, aisladas en una página y alineadas a la derecha. Sí se permite cuando la dedicatoria es de larga extensión.

4.- En los pies de imagen, gráfico, tabla. Cuando en un texto se inserta una ilustración, gráfico, figura, tabla, etcétera, es normal añadirle debajo una leyenda que nos explique qué es lo que estamos viendo. Lo normal es que esa línea de texto no lleve punto al final. No se usa el punto ni en el caso de que la leyenda vaya encabezada por una denominación genérica y un número que permiten referirse a ella fácilmente (por ejemplo, Figura 1, Tabla 3). Si el pie es extenso, contiene puntuación interna  y forma una oración, se coloca punto al final.

5.- En eslóganes. No llevan punto final si el eslógan aparece aislado y es el único texto en su línea.

6.- En enumeraciones en forma de lista. Si la lista está formada por palabras o textos breves, se puede prescindir del punto o utilizar una coma, excepto al final de la enumeración, donde se pondrá un punto final.

7.- En direcciones electrónicas o en el asunto de un correo electrónico. No se pone punto al final de la dirección de un correo electrónico cuando es el único texto en una línea o no cierra el enunciado.

Respecto al asunto de un correo electrónico, que es una especie de título, existe un campo separado cuando redactamos el mensaje y no se utiliza el punto.

Tampoco se pone punto al final de la línea de asunto cuando se redacta cualquier otro tipo de documento, ya sea impreso, electrónico o manuscrito, por ejemplo cuando se dirige un escrito a una institución o empresa.

8.- En las fechas de cartas, instancias u otros escritos. Este dato ocupa siempre su propia línea, ya sea en el encabezamiento o al pie del documento, alineado a la izquierda o a la derecha, pero nunca se cierra con punto.

9.- Después de la firma de un mensaje. Es un error escribir punto detrás de ese nombre. Se debe dejar suelto, ocupando por sí solo la línea. Tampoco se pone punto después del nombre aunque vaya precedido por la abreviatura fdo. (“firmado”).

10.- Detrás de los símbolos. Los símbolos se escriben siempre sin puntos (km, kilómetro, Li, litio). Si bien los símbolos son abreviaciones, no debe confundírselos con las abreviaturas (un tipo de abreviación), que casi siempre llevan punto.

4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s