Archivo de la etiqueta: conjunción

Mientras y mientras que

Vamos a explicar cuándo se utiliza cada uno de estos términos, ya que es una duda que surge en múltiples ocasiones. La diferencia es sencilla.

6

Mientras es un adverbio que introduce normalmente oraciones subordinadas que indican duración temporal. Ejemplos: Mientras vas, hago la comida. Llegó mientras tú dormías.

Según el DPD, mientras puede funcionar como adverbio de tiempo o como conjunción, expresando simultaneidad entre dos acciones. Como adverbio, es palabra tónica y se escribe aislada por comas del resto del enunciado. Ejemplo: Hicimos la comida. Ella, mientras, dormía un poco. El mismo sentido tiene la locución adverbial mientras tanto. Ejemplo: Hicimos la comida. Ella, mientras tanto, dormía un poco. Como conjunción, en cambio, es palabra átona y no se separa con coma del verbo que introduce. Ejemplo: Todo sucedió mientras estaba fuera.

Cuando introduce un verbo en subjuntivo, adquiere a menudo un matiz condicional. Ejemplo: La guerra durará mientras no lleguen a algún acuerdo.

Mientras que, según el DPD, es una locución conjuntiva que se usa para contraponer dos acciones simultáneas, y se puede sustituir por “en cambio”. Ejemplos: Yo voy al cine, mientras que tú vas más al teatro. Me gusta leer, mientras que tú no coges un libro. En resumen, cuando tiene carácter adversativo es más adecuado utilizar mientras que, y se puede sustituir por “en cambio”, “sin embargo”, “por contra”.

1

La O

La O es la decimosexta letra del alfabeto español, decimoquinta del alfabeto latino básico, y la cuarta vocal.  Su nombre en español es femenino: la o, y su plura es oes.

1Una conjunción es una palabra o conjunto de ellas que enlaza proposiciones, sintagmas o palabras. Constituye una de las clases de nexos.

La O puede es una conjunción disyuntiva. Las conjunciones disyuntivas indican alternancia exclusiva o excluyente. Se coloca entre los términos que indican la alternancia o antepuesta a cada uno de ellos. Ejemplos: Llamó Pablo o Carlos. O vienes o no vienes.

Se emplea u (en lugar de o) cuando precede a una palabra iniciada por o u ho, para evitar cacofonías. Ejemplos: : Lo hará uno u otro. Faltan minutos u horas.

Cuando la conjunción disyuntiva o va seguida de una expresión numérica que1 empieza por la cifra 8, como 8, 80, 81, 800, etc., también debe adoptar la forma u, tanto en la lectura como en la escritura, porque las palabras que representan estas cifras (ocho, ochenta, ochenta y uno, ochocientos…) empiezan por el sonido /o/. Ejemplo:  Vinieron 700 u 800.

La conjunción o también se transforma en u si la palabra que sigue comienza por /o/ en las correlaciones disyuntivas, en las que aparece una conjunción ante cada una de las opciones posibles. Ejemplos  Los hornos antiguos eran o circulares u ovalados. La disyuntiva era clara: u obteníamos beneficios pronto o habría que cerrar la empresa.

Otras veces, o indica que los términos unidos son equivalentes y sirven para designar una misma realidad. Ejemplo:  Todo ocurrió o sucedió en un momento determinado. El hipocampo o caballito de mar está allí.

Hasta ahora, se recomendaba poner tilde a la conjunción disyuntiva o cuando se escribía entre dos cifras, para que no se confundiera con el número 0. Sin embargo, este uso de la tilde diacrítica no tiene justificación en la pronunciación, porque la o siempre es átona. Además, la escritura generalizada hoy mediante ordenador diferencia sin problema la letra o del número 0, por lo que no se justifica la distinción con la tilde. Por otra parte, los espacios en blanco a ambos lados de la conjunción y su diferente forma y menor altura que el cero evitan suficientemente que ambos signos puedan confundirse Por lo tanto, a partir de este momento, la conjunción o se escribirá siempre sin tilde, como corresponde a su condición de palabra monosílaba átona, con independencia de que aparezca entre palabras, cifras o signos. Ejemplos:  ¿Quieres té o café?  Terminaré dentro de 3 o 4 días. Escriba los signos + o – en la casilla correspondiente.

La o puede ser también una conjunción distributiva. Las conjunciones distributivas distribuyen elementos: oo, tanto … como …, ni … ni …  Ejemplo: O eliges la opción A, o eliges la opción B.

1

Por qué, porqué, porque, por que

No deben confundirse, aunque frecuentemente lo hacemos, las formas por qué, porque, porqué y por que.   Cada una de ellas se utiliza en distintas situaciones.  Vamos a ver cuándo hay que usar una forma u otras:

  • Por qué  es una conjunción preposicional que introduce una pregunta directa o indirecta.  Ejemplos:  ¿Por qué no vienes?    Le pregunté por qué no venía.  Se escribe separado y con tilde en el qué.

  • Porque  es una conjunción de valor causal. Se utiliza sobre todo para  introducir la oración subordinada que expresa la causa de la acción designada por el verbo de la oración principal. Ejemplos:  No viene porque tiene que ir a comprar el pan.   María saldrá porque no tiene ganas de quedarse en casa.  Se escribe  junto y sin acentuar.
    También se usa como conjunción final,  seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que. Ejemplos: Haré lo que pueda porque se lo pase bien.  Haré lo necesario porque disfrute.

  • Porqué  es un sustantivo que significa “razón, motivo”.  Obviamente, se escribe junto y con tilde en la e por ser una palabra aguda terminada en vocal.  Ejemplos: Dime el porqué de tu actuación.  Desconozco el porqué de estos precios tan altos.  Se usa precedido de determinantes, y su plural es porqués.  Ejemplo:  Explícanos los porqués de tan injustificada actuación.

  • Por que.  Se identifica fácilmente porque el pronombre relativo que admite la anteposición del artículo correspondiente  (el, la, los, las) o puede sustituirse por otros relativos como el cual, cual, los cuales, las cuales.  Ejemplos:  El motivo por que viene es para ver a Daniel.  También se utiliza la combinación de la preposición por exigida por un verbo, un sustantivo o un adjetivo, seguida de la conjunción subordinante que. Ejemplos: No hay que preocuparse por que me duela la cabeza.  Se escribe  separado y sin tilde.

Fuentes:  Diccionario panhispánico de dudas; Ortografía de la lengua española.