Archivo de la etiqueta: tilde

Reglas de acentuación (III): demostrativos, interrogativos y exclamativos

Los demostrativos (este, esta, estos, estas, ese, esa, esos, esas, aquel, aquella, aquellos, aquellas) pueden ser determinantes (o adjetivos) o pronombres (cuando no acompañan a ningún sustantivo). Para distinguir unos de otros, antes se ponía tilde cuando eran pronombres y no se ponía cuando se trataba de adjetivos. Tras la Ortografía de 1999, se señaló que esta tilde era opcional y únicamente era preceptivo ponerla cuando su no colocación induce a ambigüedad. Por ejemplo:  Trajeron estos regalos de casa. Trajeron éstos regalos de casa. Sin embargo, ahora, tras la nueva Ortografía de 2010, se indica que se puede prescindir de la tilde incluso en los casos de doble interpretación. Es decir, ahora no deben llevar tilde nunca cuando no hay riesto de ambigüedad, y si existe ese riesgo y es pronombre, se desaconseja la tilde.

Los interrogativos y exclamativos (qué, cuál-es, quién-es, cuándo, cómo, cuánto-a-os-as, y dónde) llevan tilde cuando se trata de pronombres interrogativos o exclamativos, tanto directos como indirectos. Nunca llevan tilde si son adverbios o pronombres relativos.  Veamos unos ejemplos:

Que:  Pronombre interrogativo o exclamativo (directo o indirecto): ¿Qué es lo que dices? ¡Qué grande es!  Si es pronombre relativo, una conjunción o en la expresión ni que decir tiene, no lleva tilde:  Dije que no iba.  Ahora que ya acabó, se marcha.

Cual: Pronombre interrogativo o exclamativo, tanto directo como indirecto: ¿Cuál es el tuyo? Dime cuál eliges.  No lleva tilde si se trata de un pronombre relativo o un adverbio relativo de modo:  Lo dije yo, lo cual no estuvo bien.

Quien:  Pronombre interrogativo o exclamativo, directo o indirecto: Dime quién te lo dijo. ¡Quién fuera joven! ¿Quién te dio el libro? No se acentúa si es pronombre relativo: Juan fue quien ha llegado antes.

Cuando: Adverbio interrogativo o exclamativo de tiempo (directo o indirecto): Piensa cuándo vas a venir. ¡Cuándo llegarán las vacaciones!  No se acentúa si es adverbio relativo de tiempo, si equivale a “durante” o si es conjunción condicional: Cuando vuelva, se lo diré.  Cuando vivimos en Madrid, nació ella. Así será, cuando tú lo crees.

Como: Adverbio interrogativo o exclamativo de modo (directo o indirecto): ¿Cómo te llamas? ¡Cómo te he echado de menos! No sé cómo se puso así. No se acentúa si es adverbio relativo de modo, conjunción modal o comparativa, adverbio relativo de tiempo, conjunción temporal o conjunción causal:  Pasó tal como dijiste. Tan pronto como se levantó, preparó el desayuno. Como no tenía hambre, no se lo tomó.

Cuanto:  Pronombre interrogativo o exclamativo de cantidad, directo o indirecto: ¿Cuánto tienes en esa caja? ¡Cuánto me gusta! Si es pronombre relativo, adverbio relativo de cantidad o adverbio relativo temporal, no lleva tilde: Tengo cuanto quiero. Durará cuanto dure su discurso. Consigue cuanto le gusta.

Donde: Adverbio interrogativo de lugar, directo o indirecto: Dime dónde vas. ¡Dónde estará ya! ¿Dónde lo guardaste?  Si es adverbio relativo de lugar no lleva tilde:  Está donde lo has dejado. Fuimos donde habíamos quedado.

Reglas de acentuación (II): diptongo, triptongo e hiato.

DIPTONGO.- Nos encontramos un diptongo cuando en una misma sílaba hay dos vocales, una de ellas cerrada (i, u) y la otra abierta (a, e, o), o viceversa. También se da el diptongo cuando se unen en la misma sílaba dos vocales cerradas distintas. Ejemplos:  sabia, causa, peine, ciudad.

Los diptongos se tildan siguiendo las reglas generales de acentuación.  En caso de que el diptongo esté contenido en la sílaba tónica y tuviera que acentuarse, la tilde recae sobre la vocal abierta. Ejemplos:  murciélago (palabra esdrújula, luego se acentúa siempre), diámetro (es el mismo caso de palabra esdrújula), cantáis (palabra aguda terminada en s, luego lleva tilde),  peine (palabra llana que no lleva tilde porque termina en vocal).   Si el diptongo está formado por dos vocales cerradas, la tilde se coloca en la última de ellas.  Ejemplos:  cuídate, casuística.

La y se considera consonante a efectos de acentuación:  jersey, estoy.

Respecto a la acentuación, la R.A.E. considera que las agrupaciones ui e iu son siempre diptongos;  sin embargo, admite que lleven tilde las formas huíhuís, si quien escribe percibe nítidamente el hiato.

TRIPTONGO.- Es la unión de tres vocales en una única sílaba. La primera y la última vocal han de ser cerradas y la central, abierta (cerrada + abierta + cerrada).  Ejemplos:  guau, estudiéis, miau.

Las sílabas tónicas que contienen un triptongo llevan tilde si así lo exigen las reglas generales de acentuación. En este caso, la tilde se coloca sobre la vocal abierta.  Ejemplos:  lidiáis, averiguáis.

HIATO.-  Hay hiato cuando se dan dos vocales seguidas, pero pertenecientes a distintas sílabas.  Se reconoce el hiato de varias maneras:

  • secuencia de dos vocales iguales;
  • secuencia de dos vocales abiertas (a, e, o);
  • secuencia de vocal abierta átona + vocal cerrada tónica, o viceversa.

Se coloca tilde si así lo exigen las reglas generales de acentuación.  Ejemplos: leer, chiita, león, Mediterráneo, caoba, truhán.  En el tercero de los  casos (vocal abierta átona + vocal cerrada tónica, o viceversa),  siempre se coloca tilde en la vocal cerrada tónica, aunque con ello no se sigan las reglas generales.  Ejemplos:  baúl,  seísmo,  sabía,  búho,  día, cantaríamos.

La h,  como no representa ningún sonido,  no impide la formación de diptongos ni de hiatos.  Ejemplos:  vehículoahumado.

Os copio un esquema muy sencillo:

Reglas generales de acentuación

En nuestra lengua, el acento gráfico o tilde nos indica cuál es la sílaba de mayor intensidad en cada palabra. Esto nos ayuda a pronunciarla correctamente.

Las reglas generales de acentuación son las siguientes:

→PALABRAS AGUDAS:  Las palabras agudas son aquellas cuyo acento de intensidad recae sobre la última sílaba. Ejemplos:  balón, adiós, percal.

Llevan tilde las palabras agudas de más de una sílaba que terminen en vocal, en -n o en -s.  Ejemplos:  colibrí, camión, parchís.

No llevan tilde las palabras agudas terminadas en  -s  si ésta va precedida de otra consonante. Ejemplos:  robots, Orleans.

→PALABRAS LLANAS:  Las palabras llanas (o graves) son aquellas cuyo acento de intensidad  recae en la penúltima sílaba.  Ejemplos:  casa, lápiz, foto.

Llevan tilde las palabras llanas que terminan en consonante que no sea -n o -s. Ejemplos:  cárcel, árbol.

También llevan tilde  las palabras llanas que acaban en  -s si esta letra va precedida de otra consonante.  Ejemplos: fórceps, bíceps.

Y también llevan tilde las palabras llanas terminadas en -y, como hóckey o póney.

   →PALABRAS ESDRÚJULAS:  Las palabras esdrújulas son aquellas que tienen el acento de intensidad en la antepenúltima sílaba.  Llevan tilde siempre en la sílaba tónica.  Ejemplos: tónica, trágico, cántaro.

→PALABRAS SOBRESDRÚJULAS:  Son aquellas palabras cuyo acento de intensidad recae en la antepenúltima sílaba. Llevan tilde siempre en su sílaba tónica.  Ejemplos: póngaselo, entrégaselo, tómatelo.

Por qué, porqué, porque, por que

No deben confundirse, aunque frecuentemente lo hacemos, las formas por qué, porque, porqué y por que.   Cada una de ellas se utiliza en distintas situaciones.  Vamos a ver cuándo hay que usar una forma u otras:

  • Por qué  es una conjunción preposicional que introduce una pregunta directa o indirecta.  Ejemplos:  ¿Por qué no vienes?    Le pregunté por qué no venía.  Se escribe separado y con tilde en el qué.

  • Porque  es una conjunción de valor causal. Se utiliza sobre todo para  introducir la oración subordinada que expresa la causa de la acción designada por el verbo de la oración principal. Ejemplos:  No viene porque tiene que ir a comprar el pan.   María saldrá porque no tiene ganas de quedarse en casa.  Se escribe  junto y sin acentuar.
    También se usa como conjunción final,  seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que. Ejemplos: Haré lo que pueda porque se lo pase bien.  Haré lo necesario porque disfrute.

  • Porqué  es un sustantivo que significa “razón, motivo”.  Obviamente, se escribe junto y con tilde en la e por ser una palabra aguda terminada en vocal.  Ejemplos: Dime el porqué de tu actuación.  Desconozco el porqué de estos precios tan altos.  Se usa precedido de determinantes, y su plural es porqués.  Ejemplo:  Explícanos los porqués de tan injustificada actuación.

  • Por que.  Se identifica fácilmente porque el pronombre relativo que admite la anteposición del artículo correspondiente  (el, la, los, las) o puede sustituirse por otros relativos como el cual, cual, los cuales, las cuales.  Ejemplos:  El motivo por que viene es para ver a Daniel.  También se utiliza la combinación de la preposición por exigida por un verbo, un sustantivo o un adjetivo, seguida de la conjunción subordinante que. Ejemplos: No hay que preocuparse por que me duela la cabeza.  Se escribe  separado y sin tilde.

Fuentes:  Diccionario panhispánico de dudas; Ortografía de la lengua española.